CAPITULO I


LAS SECTAS Y EL OPUS DEI


1. LA SOSPECHA SE CONFIRMA



Ninguna se considera a sí misma como tal (1). No obstante, estamos en disposición de hacer una afirmación tajante y categórica en relación con el Opus Dei. Es una de las sectas más poderosas y misteriosas de la Historia del siglo XX. (2) El propio Raimundo Panikkar, uno de los pioneros en la andadura del núcleo inicial, miembro integrante de los fundadores, que asistió a los prolegómenos del Opus dice que "lo que empezó por ser un pequeño grupo más o menos carismático que, lentamente, a raíz de las circunstancias por una parte y de lo que estaba latente en el espíritu del fundador, se fue convirtiendo en lo que sociológicamente se llama una secta." (3)

Vivimos inmersos en un proceso de crisis social que ha creado un mercado de credulidades. Las sectas proliferan, se expanden, penetran, se instalan, afectan y culminan sus propósitos inconfesables infiltrándose como el humo en los tejidos sociales, destruyendo y aniquilando a muchos para el beneficio lucrativo de unos cuantos.

La noticia era de primera página. Los titulares de cabecera no ofrecían espacio para titubeos. El órgano que difundía la información era un medio de comunicación de ámbito nacional. Los epígrafes del periódico rezaban: "Miembros del Opus Dei son tratados con técnicas de desprogramación en una clínica de Barcelona" (4). El contenido de esa sorprendente noticia venía a confirmar que un número no determinado de jóvenes aspirantes y miembros activos del Opus Dei habían sido tratados en Barcelona, en los últimos meses, con técnicas de desprogramación mental. Los tratamientos clínicos fueron aplicados a petición de sus familiares que intentaban corregir, de esta manera, desarreglos emotivos.

Añadía la noticia que las técnicas asistenciales que ofrece la Asociación Pro Juventud y el equipo técnico del Centro de Recuperación, Orientación y Asistencia al Sectario (CROAS) se conocen, genéricamente, con el nombre de desprogramación y consisten, básicamente, en un proceso de información y crítica sobre las creencias y comportamientos de la organización a la que pertenece el afectado.

Los primeros tratamientos clínicos con técnicas de desprogramación a miembros y seguidores del Opus Dei se efectuaron en noviembre de 1987.

Alrededor de 20 familias de miembros seguidores del Opus Dei, de diversas partes de España, se habían dirigido a la Asociación Pro Juventud reclamando información y colaboración para "recuperar a sus hijos" o para tratarlos clínicamente.

Los responsables de Pro Juventud -concluía la noticia- opinan que las actitudes dogmáticas de algunos de los miembros y seguidores del Opus Dei son similares a las que mantienen miembros de sectas nocivas. El secretismo y el proselitismo o apostolado del Opus Dei son, en opinión de los miembros de Pro Juventud, algunas de las características más negativas y criticadas de la Prelatura.

Terminaba la nota indicando que "en el primer congreso internacional sobre los efectos nocivos de las sectas, celebrado el pasado mes de noviembre en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) se trataron y debatieron algunos aspectos presuntamente perjudiciales y negativos del Opus Dei". (5)

La sensación de hallarnos ante una secta perniciosa está calando en la opinión pública española que, en una encuesta realizada entre un elevado universo de jóvenes y cuyos resultados estadísticos fueron dados a conocer por el primer canal de la Televisión Española el 23 de julio de 1990, durante la emisión de la segunda edición del Telediario, la mayoría de los entrevistados citó como conocidas tres sectas en España, siendo mayoritarios los que se pronunciaron por el Opus Dei como "secta destructiva". (6) Dos años antes de haberse producido este hecho, el escritor Vázquez Montalbán en un artículo que titulaba El Opus que no cesa decía también "que ha bastado un programa televisivo informativo en el que se plasmaban algunas de las contradicciones internas del Opus Dei, por ejemplo la necesidad de que algunos de sus miembros se "desprogramen" como si fueran miembros de sectas no homologables por la cristiandad establecida, para que de nuevo se haya alborotado el corral de la jerarquía católica". (7)

Ahora podemos explicarnos mejor esa recomendación que ya en 1983 y con el enunciado "Cuidado con el Opus" se refería a la iniciativa y precaución tomada por algunos "high schools" norteamericanos que organizaban viajes de sus alumnos a universidades españolas y que, antes de salir hacia España, les entregaban unas normas e instrucciones sobre lo que debían comer o los productos de que debían abstenerse, los lugares de interés turístico o cultural que debían visitar, los ambientes que debían evitar bajo riesgo de ser robados o agredidos... y entre esas recomendaciones que impartían a los jóvenes que venían a España a seguir los cursos para extranjeros, se les prevenía igualmente que tuvieran cuidado con una organización llamada Opus Dei (8). La noticia mereció un hueco en un órgano
de prensa y no dejaba de ser todo un síntoma profiláctico ante una posible intoxicación de la secta que intenta captar sus adeptos principalmente entre el estamento universitario.

Yvon le Vaillant, en su documento libro titulado La Santa Mafia, publicado en Méjico en 1985, nos cuenta que en Italia una célebre doctora, conocida en los medios internacionales del psicoanálisis, cuando supo que el hijo de una de sus pacientes había ingresado en el Opus Dei le reveló que ella entre las personas que acudían a su consulta tenía varios pacientes que habían conseguido salir del Opus Dei y que estos estaban neuróticos, añadiendo que "esto es un crimen. Los tienen hechizados". (9)

El cuadro que nos describe el libro acerca de estas personas es que "cuando les mira de frente, a los ojos se queda uno sorprendido al percatarse de que no son verdaderamente ellos, que no son ellos mismos, que parecen vivir al lado de ellos, como desposeídos de su propia personalidad. Es que están vacíos de cuerpo y alma, atados de pies y manos a una organización absorbente: "La Obra". (10) Es el cuadro arquetípico que presentan las personas que se ven atrapadas en las redes de una tal tela de araña sectaria. La revista Spielgel habla de "ratonera".

En un amplio informe que se publicó con la rúbrica El Opus Dei, el verdadero poder en España, en la revista Tiempo, quizá la de mayor tirada que se edita hoy, nada sensacionalista y que cubre un dilatado espacio de información general, se decía que "son cada vez más los padres que no se resignan ante la impotencia legal para sacar a sus hijos de lo que consideran un lavado de cerebro. En Valencia -proseguía el reportaje -existe un psiquiatra que se ha especializado en desprogramar a jóvenes captados por el Opus Dei", (11) donde precisamente el proselitismo, la actividad cotidiana para la mayoría de los socios numerarios del Opus, su primer mandamiento, según John Roche, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de Oxford y miembro de la Obra durante 14 años, "Hoy empiezan a captar a los niños de 8 a 9 años...se prepara una ficha en la que poco a poco se van recogiendo datos: edad, estudios, aficiones, ambiente social, familia, actitud hacia la religión y el Opus, contactos con gente de la Obra..." (12)

Entre las conclusiones del informe se establecía que tan oculto es el poder del Opus Dei en España que el 38% de los españoles están convencidos de que el Instituto, fundado por monseñor Escrivá de Balaguer, es "una secta, un grupo de presión, una mafia económica o un grupo político. (13) El propio director del semanario, José Oneto, apostillaba en un editorial en relación con el informe que se publicaba, que "El Opus, hoy día, continúa sumido en nuestro país en el misterio y deseábamos aclarar parte de ese misterio, parte de ese poder oculto. La encuesta, elaborada por OTR y Emopublica con 1200 entrevistas de todo el territorio nacional es de por sí significativa: son bastantes los españoles que piensan que el Opus Dei es una "mafia económica" o un "grupo de presión". Es más, son muchos los españoles (el 35%) que están convencidos de que los fines fundamentales de la Obra son influir en política como grupo de presión o conseguir determinados fines económicos".  (14) Con dificultades, con mucho esfuerzo y trabajo, con arduas investigaciones, se iba viendo la luz al final del túnel tenebroso y oscuro.

Este libro, elaborado tras varios años de exhaustiva dedicación a la recogida y contrastación de datos irrefutables y fuentes contrastadas, puede ser el detonante para la puesta en acción de la "muerte providencial" para quien lo escribe, por eso, vaya la advertencia por delante con un dardo sacado desde las mismísimas entrañas de Camino, la máxima 340 que reza: "No tengas miedo a la verdad, aunque la verdad te acarree la muerte".


REFERENCIAS                                                   

1.   García, Hernando, Julián "El fenómeno de las sectas,"en Cuadernos de realidades sociales, Nos. 35/36, p 27 (Madrid: Instituto de Sociología Aplicada, Enero 1990).
2.  "El Opus por dentro," p 33,en Area crítica, No. 2 (Julio 1983).
3.   Moncada, Alberto, "Historia oral del Opus Dei", p 131 (Barcelona: Plaza & Janés, 1987).
4.   Diario "El País", p 4 (11 Julio 1988).
5.   Ibid
6.   Diario "El País", p 50 (25 Julio 1990).
7.   Vázquez, Montalbán, Manuel "El Opus que no cesa," Interviu (14 Enero1988).
8.   Diario 16 (03 Octubre1983).
9.   Le Vaillant, Yvon "La Santa Mafia: El expediente secreto del Opus Dei", pp 69-70 (Méjico: Edimex, 1985).
10. Ibid, p 213.
11. Artículo "El Opus Dei, El verdadero poder en España," Revista Tiempo (11 Abril 1988).
12. Ibid, p 15.
13. Ibid, p 10.
14. Oneto, José, "Tiempo" (11 Abril 1988).


Indice del Capítulo I

Sección Anterior

Próxima Sección

Indice Completo