Noticia 1

La Iglesia aclara que «no hay impedimentos» para la boda del Príncipe.


 


El arzobispado de Madrid, a través de su asesor jurídico-canónico, Roberto Serres, ha salido al paso de las informaciones sobre las dificultades para celebrar por el rito católico la boda de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias con la periodista doña Letizia Ortiz, divorciada de un matrimonio civil anterior.

Tal y como explicó el experto, «no hay ningún impedimento canónico» para que se pueda celebrar la ceremonia por la Iglesia, sacramento que será celebrado por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, en la catedral de La Almudena de la capital de España. Según una nota hecha pública ayer, «la legislación canónica aplicable al caso es la contenida en los cánones 1055 y 1058». El primero de ellos establece que «entre bautizados, no puede haber contrato matrimonial válido que no sea sacramento», por lo que «el matrimonio meramente civil de los católicos es un matrimonio celebrado sin forma canónica y, por tanto, inexistente, en su doble dimensión inseparable de contrato matrimonial y sacramento del matrimonio».

Por consiguiente, aclara Roberto Serres, «no produce el impedimento de vínculo, que sólo se origina del matrimonio válido, por lo que la persona sigue siendo libre para contraer matrimonio canónico».

Expediente previo

Por su parte, el canon 1058 establece que «pueden contraer matrimonio todos aquellos a quienes el derecho no se lo prohíbe». En el caso de Don Felipe y su prometida, «no hay ningún impedimento canónico para contraer matrimonio, por lo que la persona tiene derecho al mismo, siempre que acepte rectamente el matrimonio canónico, de lo que queda constancia en el expediente matrimonial previo que se realiza al efecto».
 

Regresar al Documento Original en Castellano

Return to Originating Document in English