The M+G+R Foundation

El pánico de la gripe A/H1N1, una absurda falsedad



INTRODUCCIÓN: El texto siguiente es la traducción al Castellano de un artículo publicado en Inglés por The Daily Record (1). Hemos considerado el artículo original de tal valor informativo que lo hemos traducido para compartirlo con nuestros lectores de habla Hispana.


El pánico de la gripe A/H1N1, una absurda falsedad

Por Daniel Albanese --- para Daily Record

El gobierno de los Estados Unidos ha comprado 195 millones de dosis de vacuna de gripe A/H1N1. En tiempos difíciles para la economía donde casi uno de cada diez estadounidenses están sin trabajo, uno se pregunta ¿por qué?

A fecha de 25 de julio, que es el último día en que el Centro Para el Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos darán números concretos sobre contagios y fallecimientos de gripe A/H1N1, de un total de 43.771 casos de contagio en Estados Unidos sólamente han fallecido 302 personas. Pensemos: como media, a causa de la gripe normal estacional mueren 36.000 personas por año en los Estados Unidos y si consideramos todo el planeta la cifra está entre 250.000 y 500.000 personas.

Estas cifras - proporcionadas por el Centro Para el Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos - incluyen muertes derivadas de complicaciones de la gripe. Debemos preguntarnos, ¿por qué el gobiernto está tan interesado en meternos esas vacunas en el cuerpo para combatir una ligera gripe por la que mueren menos de el 1 por ciento de la gente que la contrae? Nadie en los Estados Unidos habrá olvidado lo que ocurrió la última vez que allí se oyó hablar de la pandemia de la gripe porcina [en Estados Unidos, el nombre "gripe porcina" (swine flu) designa tanto a la gripe de entonces como a la gripe A/H1N1 actual].

En 1976, fueron vacunados 40 millones de personas después de que un soldado muriese en Fort Dix. Inicialmente, se temía que alrededor de 500 personas en la base estaban infectadas con la gripe porcina, pero finalmente esa cifra bajó a cuatro, y nadie más murió. Sólo una persona en todo el país murió de gripe porcina en 1976, pero más de 4.000 resultaron perjudicados por la vacuna con 25 muertes confirmadas.

En total, el gobierno de los Estados Unidos pagó 3'5 miles de millones de dólares en compensación por reclamaciones, y el programa de vacunación fue clausurado en el plazo de dos meses y medio. Sin embargo, el pasado abril, cuando empezó el énfasis en la gripe A/H1N1, parecía que no podías entrar en una tienda sin tener puesta una máscara. Escuelas enteras fueron cerradas porque un estudiante tenía la gripe A/H1N1. La magnitud de este daño y la tasa de mortandad palidece en comparación con el pánico que se ha creado alrededor de la gripe A/H1N1.

¿Cuánto pánico habrá cuando se acerque el otoño y la gente empiece a morir realmente de una gripe? A pesar de la baja tasa de mortalidad, eso no detuvo a la Organización Mundial de la Salud para elevar el nivel de riesgo de pandemia hasta el punto más alto posible, el nivel seis. La declaración de nivel seis refleja cómo se ha propagado geográficamente, no su peligro. Sólamente en los Estados Unidos, 23 estados han sido alcanzados de alguna muerte por gripe A/H1N1.

Encima de los 195 millones de dosis de gripe A/H1N1 que el gobierno de los Estados Unidos ha comprado, el Servicio de Salud de aquel país ha contratado también 120 millones de dosis de coadyuvantes. Los coadyuvantes permiten que el virus llegue más profundamente al sistema, de manera que pueda emplearse menos cantidad de virus en cada pinchazo. El escualeno es uno de esos coadyuvantes. El escualeno es un coadyuvante procedente de ciertos aceites, y durante décadas se ha sabido que causa graves deficiencias autoinmunes en animales de laboratorio.

La seguridad del escualeno como coadyuvante de vacuna fue puesta en entredicho en 1999, cuando un estudio de la Universidad de Tulane sobre más de 400 veteranos de la Guerra del Golfo que sufrían el síndrome de la Guerra del Golfo mostró que el 95 por ciento de los que tenían el síndrome tenían también niveles altos de anticuerpos contra el escualeno. Estos altos niveles de escualeno fueron suministrados a los soldados en una vacuna de antrax que se les obligaba a recibir. El uso de coadyuvantes como el escualeno lleva a la cantidad de vacunas deseadas. En esencia, puedes producir más vacunas a partir de menos virus.

Hasta aquí los temas de ciencia. Ahora, la secretaria del Servicio de Salud, Kathleen Sebelius, ha firmado un documento que dará a los productores de vacuna y a los funcionarios federales inmunidad ante los pleitos derivados de la vacuna de la gripe A/H1N1, estableciendo un incómodo precedente, obligándonos a detenernos y a preguntar otra vez ¿por qué? O sea, ¿por qué quieren que los ciudadanos de Estados Unidos reciban esta vacuna que será fabricada apresuradamente sin haber sido probada de forma exhaustiva, además de estar cargada con coadyuvantes que harán enfermar a la gente, y encima de todo eso quieren inmunidad legal?

La fobia de la gripe A/H1N1 se ha convertido en una absurda falsedad, que acaba siendo desmontada cuando nos detenemos y lo miramos un poco más de cerca. Cuando se acerque el otoño, y el Gran Hermano esté allí exigiendo que te levantes la manga de la camisa, por favor, pregunta, ¿por qué?

(1)  Artículo Original

__________________________________________
The M +G+R Foundation - acerca de Vitamina D-3 y la gripe A/H1N1

The M +G+R Foundation - acerca de vacunación obligatoria (documento en inglés)


Traducción al Castellano publicada el 20 de Agosto de 2009
Versión en Castellano Copyright 2009 - 2016 by The M+G+R Foundation - Puesta a disposición de The Daily Record

The M+G+R Foundation
Sobre Nosotros  y  Preguntas Frecuentes sobre Nosotros

 

Nuestro Departamento de Investigación

Para buscar información dentro de Nuestro Dominio Pulse Aquí


Índices de documentos:  - Ordenados por Título  y Ordenados por Nombre de Fichero

Si desea contactar con The M+G+R Foundation, por favor Pulse Aquí  y siga las instrucciones.

Back Up HOME PAGE


Future Use

Notas:

Si la imagen sobre estas líneas no aparece en este documento, quiere decir que usted no está leyendo el documento original tal como se encuentra almacenado en nuestros Servidores. Si tiene alguna duda de la autenticidad de este documento, le recomendamos que acceda a nuestro Dominio, localize el documento y pinche el botón de su navegador que renueva el documento en pantalla, de manera que pueda ver el documento original.

Este documento puede ser reproducido y distribuido siempre y cuando: (1) Se acredite su fuente original; (2) No se haga cambio alguno al texto ni al formato; y (3) No se venda ni se acepten donaciones por él.