The M+G+R Foundation

Carga Tu Cruz y Sígueme [1]

Nuestra Jornada en Este Mundo

¿Predestinada o En Nuestras Manos?

Trasfondo

En el Libro del Apocalipsis, el último libro del Nuevo Testamento de las Sagradas Escrituras, San Juan menciona [2] cierto Libro de la Vida en el cual aparecen los nombres de todos los que van al Cielo; es decir, los que tendrán vida eterna con Dios.

¿Por qué este Libro de la Vida existe? Porque en la "Eternidad" todo ha sido completamente alcanzado. Si un alma está destinada para el cielo, aunque esa alma esté en un cuerpo bioquímicamente vivo en este mundo (es decir, en el "Tiempo"), esa alma, con su cuerpo ya glorificado, está simultaneamente en el Cielo, en la Eternidad con Dios. Naturalmente, el nombre de ese individuo se encuentra en el Libro de la Vida. Imagínese dicho libro como si fuese la Registro Social o Guía Telefónica del Cielo.

Por consiguiente, cuando esa alma nace en el "Tiempo" (esto es, en este mundo), y esa alma está señalada para ir al cielo. La cuestión es: ¿Cuán difícil o cuán fácil va a ser la jornada de esa alma según se traslada (vive la vida) desde su nacimiento en el mundo a su regreso al Padre? Créalo o no lo crea, cabalmente depende de la manera en la que esa alma ejercite su libre voluntad.

Desarrollo del Tema

Dios tiene para cada uno de nosotros un plan para nuestro viaje en este mundo, es decir, a través del "Tiempo". Si nosotros seguimos ese plan individual y muy personal, con el mayor nivel de fidelidad a nuestro alcance, nuestro transcurso a través del "Tiempo", es decir, nuestra vida, será lo más fácil y feliz posible.

Sin embargo, si ejercitamos nuestra libre voluntad a "nuestra manera", sin atender las indicaciones del Cielo, nos desviaremos de ese "plan perfecto". En tal caso, Dios tiene un plan alternativo para ayudarnos.

Los sufrimientos que encontramos en nuestro viaje en la vida son proporcionales a lo lejos que nos desviamos de dicho plan. Es decir, mientras más se desvían del plan Divino los destinados al cielo, más van a sufrir. Estos sufrimientos no son causados por Dios, aunque Él le saca provecho para nuestro beneficio. El sufrimiento nos ayuda a retomar el camino correcto. Ese es el camino que nos dará la mayor alegría posible durante nuestro viaje en la vida; no importa el número de cruces que pesen sobre nosotros.

La Cruz; Las Cruces

Cuando Jesucristo nos dice: "Carga tu cruz y sígueme" [3], Él no nos está diciendo que para ser buenos Cristianos es necesario combatir los leones en el Coliseo Romano todos los días. Lo que Él está tratando de hacernos entender es:

*** (1) Carga tu cruz...: Todos nacemos con un pecado original, el cual es una cruz hereditaria (heredada de Adán y Eva) que nos da la oportunidad de ejercitar nuestra libre voluntad para escoger el bien sobre el mal.

*** (2) ...y sígueme: Si nosotros vivieramos de acuerdo con Sus enseñanzas, con el mayor nivel de fidelidad que fuésemos capaces de lograr, el Señor nos ayudaría a cargar con la cruz heredada de nacimiento y las otras cruces encontradas, o impuestas, a lo largo del camino.

Las "otras cruces" que existen podemos ilustrarlas así, por ejemplo:

+ Si usted peleó o fue testigo de las atrocidades físicas o políticas de la guerra de Vietnam, por ejemplo, esto también le habrá dejado una herida muy profunda en su alma que también coloreará toda su vida; "otra cruz".

+ Si sus padres lo maltrataron, usted tendrá una herida muy profunda en su alma. Toda su vida será "coloreada" por dicha herida, por dicho trauma. A esto lo llamaremos "otra cruz".

+ Si el primer amor de su vida se burla de usted, esta será otra herida profunda y dolorosa que también coloreará toda su vida. Esto es "otra cruz".

+ Si usted fue abusado/a por un miembro del clero, usted tendrá una gravísima herida espiritual y, por lo tanto, una pesadísima cruz que llevar el resto de su vida.

Estas otras cruces no son dadas por Dios. Son el resultado de la maldad del hombre que vive lejos de Dios.

¿Por qué Dios permite que seamos cargados con estas otras cruces? Porque Dios no viola nuestra libre voluntad, nuestro libre albedrío. El nos creó y nos dió el libre albedrío así como acceso a su protección (para ayudarnos a disminuir los efectos de esas otras cruces que han sido descargadas en nuestra espaldas espirituales). Sin embargo si todo esto falla, por nuestra ineptitud y abusos, Él aún nos enseñó Su camino, Su yugo suave [4], que nos ayuda a minimizar (minimizar, no eliminar) el sufrimiento causado por el peso de tantas cruces.

Él nos puede disciplinar tal como un buen padre amoroso y abnegado hace con su hijo. Sin embargo, la severidad y la magnitud de nuestros sufrimientos, castigos, aún está en nuestras manos y, naturalmente, depende de como ejercitemos nuestra libre voluntad. Es decir: De lo que nos resistamos y rechacemos Sus amorosas inspiraciones o de lo rápidamente que respondamos a ellas y regresemos al sendero correcto.

Nos es difícil reconocer que Dios nos ha dado todo el control sobre la calidad espiritual de nuestras vidas; sin embargo, para que podamos ejercitar ese control fenomenal que Él nos ha concedido, debemos de seguirlo a Él lo mejor que podamos.

Todo esto nos lleva a la verdadera razón por la que hemos recibido muchos mensajes genuínos del cielo: Para alentarnos y ayudarnos "a seguirlo a Él". Dios continua extendiendo Su mano amorosa hacia nosotros. Aunque algunos pobres miembros del clero, que creen estar iluminados por medio de la ciencia, digan: "La últimas revelaciones del Cielo[5] cesaron cuando murió San Juan el Evangelista. Nosotros no necesitamos más mensajes del Cielo."

Lo que estas pobres almas no pueden reconocer es que precisamente aquellos encargados por Nuestro Señor Jesucristo para Evangelizar el mundo son los que han fracasado estruendosamente. Verguenza debiera de darles que Dios tenga que intervenir directa y repetidamente para ayudar a Su rebaño, abandonado por sus pastores, en nuestra jornada; jornada que hubiese sido mucho más fácil si los pastores hubiesen atendido "las cosas de Dios" y no "las cosas de César", como han hecho por casi 2,000 años.

Como acto de Su Infinita Misericordia, Él se comunica con nosotros usando muchos métodos, para llevarnos paso a paso de regreso a Él y para ayudarnos a minimizar nuestros sufrimientos según nos aproximamos al Fin de Estos Tiempos; no del Mundo, sólo de Estos Tiempos.

¡Animo! La llave que te dará paz en esta vida está en tus manos. ¿Vas a usarla?

______________________________
Notas
[1]
Si usted no cree en las Sagradas Escrituras o en Dios, lo animamos e invitamos a ver esto como un ejemplo, y a fijarse en la demandada coherencia, interna y externa, necesaria cuando se discuten sucesos sobrenaturales y/o profecías. Sin un marco de referencia, aunque sea uno hipotético, no se puede mantener una discusión lógica ni un intercambio de ideas constructivas.
[2] San Juan 13:8; 17:8; 20:12,15; 21:27
[3] San Mateo 16:24
[4] San Mateo 11:29-30
[5]Esta lógica destruye las bases que usan esos mismos señores para defender la infalibilidad de las "tradiciones" de la Iglesia Católica.

Este Documento fue originalment preparado en en Inglés en Agosto, 1997. Texas, U.S.A.
Traducido al Castellano en Mayo de 1999.
Editado para más claridad en Marzo de 2003


© Copyright 1999 - 2016 por The M+G+R Foundation. Todos los derechos reservados. Sin embargo, este documento puede ser reproducido y distribuido libremente siempre que: (1) Se dé crédito apropiado en cuanto a su fuente; (2) No se realice ningún cambio en el texto sin consentimiento previo por escrito; (y 3) No se cobre ningún precio por ello.

The M+G+R Foundation
Sobre Nosotros  y  Preguntas Frecuentes sobre Nosotros


Otros documentos relacionados en nuestro Dominio
Adivinaciones y Curas - ¿Y Dios qué?

No Hay Necesidad de Desesperarse Ni Darse Por Vencido


PÁGINA DE INTRODUCCIÓN AL DOMINIO (en Inglés)

PÁGINA PRINCIPAL - English

PÁGINA PRINCIPAL - Español

PÁGINA PRINCIPAL - Portugues
 

Sitio de emergencia de la PÁGINA PRINCIPAL

 
Future Use

Nota:
Si la imagen de arriba no aparece sobre este documento, significa que no está usted viendo el documento original de nuestros servidores. Si tiene algunna duda sobre la autenticidad del documento, le recomendamos que acceda a nuestro servidor otra vez y pinche sobre el botón de "Refrescar" o "Recargar" de su Navegador para ver el documento original.

Si desea ponerse en contacto con M+G+R Foundation, por favor Pulse Aquí y siga las instrucciones.