The M+G+R Foundation

El "silencio de Dios" que proclama Joseph Ratzinger

El "Por qué" no existe tal silencio y el "por qué" muchos no son capaces de entenderlo


DOCUMENT in English


INTRODUCCIÓN

En una breve nota el Sr. RB nos dejó saber sus impresiones inciales sobre libro recientemente publicado por Joseph Ratzinger.  Nos fue obvio que dicho libro ampliamente confirmaba todo lo que hemos publicado sobre Ratzinger y su función en el Fin de Estos Tiempos.  Por lo tanto, le pedimos al Sr. RB que preparara un documento evaluando dicho libro para el beneficio de los Fieles. A continuación el lector podrá leer el fruto de dicho pedido. 

 

Comentarios al libro "Jesús de Nazaret" de Joseph Ratzinger [1]

Documento invitado

 
PROPÓSITO

Un nuevo libro, "Jesús de Nazaret", firmado por Joseph Ratzinger –Benedicto XVI– ha sido lanzado hacia los puestos de superventas. Viniendo de alguien que dice ocupar la Cátedra de San Pedro [2], es una gran novedad esta forma de comunicación: un libro para consumo de masas en el que el autor hace alarde de su título personal, "Papa Benedicto XVI", bien destacado en la portada, para conseguir una proyección mundial del libro, y a la vez se despoja de su título de "Papa" anunciando en el prólogo que "no es un acto magisterial" y que "cualquiera es libre de contradecirme". [3]

Encontramos en dicho libro palabras que causan escándalo viniendo de quien dice ser Representante de Cristo en la tierra. La intención de este documento es destapar ese escándalo y no dejar desatendidos a los lectores ante lo que para Joseph Ratzinger aun es un misterio que deja sin responder.


DETALLES

El mensaje que emite J.Ratzinger en su libro y que nos llama la atención es "la pregunta que nos acompañará a lo largo de todo este libro" (es decir, para él no es una cuestión accesoria, sino central). Citamos aquí extractos donde su mensaje queda muy claro (reproducimos textualmente [1]; las notas entre corchetes y el realzado en negrita/subrayado son nuestros):

[En un contexto en el que habla de la marginación del Tercer Mundo]   «Naturalmente, se puede preguntar por qué Dios no ha creado un mundo en el que su presencia fuera más evidente; por qué Cristo no ha dejado un rastro más brillante de su presencia, que impresionara a cualquiera de manera irresistible. Éste es el misterio de Dios y del hombre que no podemos penetrar[Cap.2, pág.58]

[Al hablar de la tentación de edificar un reino terrenal según el engaño de satanás]   «Aquí surge la gran pregunta que nos acompañará a lo largo de todo este libro: ¿qué ha traído Jesús realmente, si no ha traído la paz al mundo, el bienestar para todos, un mundo mejor? ¿Qué ha traído?» Y él mismo responde: «Ha traído a Dios», para a continuación describir a un dios del que dice «Sí, el poder de Dios en este mundo es un poder silencioso, pero constituye el poder verdadero, duradero.» [Cap.2, págs.69 y 70]

Y no olvidamos que el Sr.Ratzinger ya nos había adelantado su pensamiento con aquellas palabras que dijo el 28 de mayo de 2006, durante su visita a lo que era antes el campo de ejecución nazi de Auschwitz-Birkenau [4]:

«En un lugar como este se queda uno sin palabras; en el fondo sólo se puede guardar un silencio de estupor, un silencio que es un grito interior dirigido a Dios: ¿Por qué, Señor, callaste? ¿Por qué toleraste todo esto?»

«¿Dónde estaba Dios en esos días? ¿Por qué permaneció callado? ¿Cómo pudo tolerar este exceso de destrucción, este triunfo del mal?»

¿Que el rastro de la Presencia de Cristo no es "suficientemente brillante"? ¡Qué osadía! ¿Que Dios es silencioso? ¡Qué blasfemia! ¿Qué el "silencio" de Dios es un "misterio"? ¡Claro que lo es, para aquellos que no tienen ojos para Ver! [5]  Tal como nos dijo Jesús:

Les dijo: «A vosotros ha sido dado conocer los misterios del reino de Dios; en cuanto a los demás (se les habla) por parábolas para que, mirando, no vean, y oyendo, no entiendan.» [Lucas 8:10]

Por aquel tiempo Jesús dio una respuesta, diciendo: «Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque encubres estas cosas a los sabios y a los prudentes, y las revelas a los pequeños.» [Mateo 11:25]

Acercáronse los fariseos y saduceos y, para ponerlo a prueba, le pidieron que les hiciese ver alguna señal del cielo. Más Él les respondió y dijo: «[...] Una generación mala y adúltera requiere una señal: no le será dada otra que la del profeta Jonás.»[...] [Mateo 16:1-4]

¿Y cuál es esa "señal del profeta Jonás"? La respuesta la da de nuevo Jesús:

Pues así como Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches, así también el Hijo del hombre estará en el seno de la tierra tres días y tres noches. [Mateo 12:40]

Es decir, a quien pide algo más que el signo de la Resurrección, no le será concedido ver más allá, porque en su osadía no concede suficiente "brillo" a la Presencia y Resurrección del Hijo de Dios. Y aquél que, sentado en lo más alto de la tierra, como más sabio entre los sabios, afirma que "Cristo no ha dejado un rastro lo suficientemente brillante de su presencia", se está definiendo a sí mismo [4].


Dios ha elevado Su Voz repetidas veces y de forma clamorosa

El mensaje que J.Ratzinger está lanzando, una y otra vez, no es sino un reproche a Dios, un reto al Altísimo, el mismo reto con el que satanás tentó a Cristo diciendo «Si Tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se vuelvan panes.» Ante el sufrimiento de la Humanidad, en escenarios como el de la Segunda Guerra Mundial y como la marginación del Tercer Mundo, J.Ratzinger afirma que Dios se calla, es decir, que no actúa. (Aunque lo presente en forma de pregunta, inmediatamente lo da por cierto, al sentenciar "esto es un misterio" o "Dios es silencioso").

La respuesta a este supuesto "misterio" es tan sencilla y tan clara que puede ser expresada en sólo unos pocos párrafos (lo cual deja sin justificación que J.Ratzinger no lo explique de forma urgente e inmediata). A continuación lo explicamos para nuestros lectores.

En verdad, Él es Todopoderoso y en un solo chasquear de dedos podría transformar el mundo (en la manera en que Le tentamos que lo haga), pero lo que no cuenta Ratzinger es que: (1) Dios ha elegido nuestra colaboración [6] ; (2) Ha elegido respetar, como parte intocable de su Plan de Salvación, nuestro libre albedrío; y (3) Ante el estrepitoso fracaso del hombre en su colaboración con el Plan Divino, Dios ha intervenido repetidas veces, elevando Su Voz de forma clamorosa – ¡incluso enviando a Su Propio Hijo! ¿¡Y aún Le pide alguien que hable más alto!?

El proceso es siempre el mismo. Dios dio libertad al hombre desde el mismo momento de su creación – "hecho a Su imagen y semejanza". Esa libertad conlleva una responsabilidad: colaborar con Dios. El hombre fracasa en esta responsabilidad. Dios, en Su Misericordia, interviene para darle otra oportunidad. Cuando, una vez tras otra, el hombre se vuelve irresponsable y ciego, Dios lo respeta en su voluntad de actuar solo. El resultado es que el hombre, por su propia osadía, aumenta su propio sufrimiento. Dios lo permite mientras su criatura se aparte de Él, y aun así no deja de darle oportunidades para minimizar ese sufrimiento:

  1. Dios le ofrece al hombre vivir en el Paraíso Terrenal. El hombre rechaza esta oportunidad, queriendo ser como Dios.
  2. Dios, en Su Misericordia, envia a Su Hijo. El hombre rechaza esta oportunidad, apaleándolo y cruzificándolo.
  3. Dios, en Su Misericordia, instituye Su Iglesia. El hombre rechaza esta oportunidad, sometiendo la Iglesia al poder temporal, y valiéndose de ella para sus beneficios personales [7].
  4. Dios, en Su Misericordia, envía a María, la Madre de Su Hijo [8]. El hombre rechaza esta oportunidad, convirtiéndola en un objeto de mercado [9].
  5. Y así tantas y tantas oportunidades... Como cuando la Humanidad fue advertida, a través de María en Fátima [10], del peligro de una Segunda Guerra Mundial y de qué debía hacerse para evitarla. El hombre, de nuevo, rechaza esta oportunidad, siendo esta vez los máximos responsables los administradores de la Iglesia.

Su Plan Divino para la Humanidad se cumplirá en la tierra, colaboremos o no, pero al mismo tiempo somos nosotros (el género humano) quienes, según nuestro grado de colaboración, decidimos el grado de sufrimiento que nos acarreará el cumplimiento de Su Plan. Él desea el mínimo sufrimiento para nosotros, es decir, nuestra máxima colaboración. Así, al pedir "hagase Tu Voluntad en la tierra" le pedimos ayuda en nuestra misión y nos abrimos a Su participación en aquellas cosas en las que Él ha elegido depender de nuestro consentimiento.

¿El sufrimiento en manos de nuestros semejantes? [11] ¿El sufrimiento bajo desastres naturales? [12] Todo tiene un sentido y responde al Plan de Dios [6], en el cual Dios no causa el sufrimiento, sino que sólo lo permite. Es como si el hombre construyera una gigantesca pantalla en el cielo para bloquear la luz del Sol [13], dador de vida. Al final, la ausencia de luz no lleva sino al sufrimiento. Y no deja de ser una osadía acusar a Dios de no poner espejos para hacernos llegar la luz esquivando nuestra gran pantalla.


Notas y documentos relacionados

[1]  "Jesús de Nazaret" de Joseph Ratzinger / Benedicto XVI, Editorial "La esfera de los libros". Primera edición - septiembre 2007. ISBN 978-84-9734-636-8.

[2]  El verdadero ministerio petrino

[3]  En la cubierta figura en letras grandes y rojas "Benedicto XVI", y en letras de menor tamaño y negras "Joseph Ratzinger"; según eso el autor sería "Benedicto XVI" ejerciendo toda su potestad, pero del contenido del prólogo se desprende que el autor es "Joseph Ratzinger". Va vestido de Papa pero lo que despliega son sus ideas y sus intereses personales, es decir, "parece ser" pero "no es"

[4]  ¿Quién, desde un puesto de "santidad", se atreve a elevar su voz con palabras de reproche al Dios Vivo y Verdadero? (Parte 2)

[5]  ¿Quién tiene ojos para ver y oídos para oír? (Parte 2)

[6]  El sufrimiento sólo tiene dos propósitos; ambos son constructivos. La Humanidad tiene la oportunidad de parcitipar en su propia redención

[7]  Véase, por ejemplo, la donación de Constantino y la historia del Papado. ¿Qué es lo que ha ido mal en la Iglesia Católica Romana? (Parte 3, Parte 4)

[8]  Hemos sido avisados por la Virgen María, ¿vamos a escucharla?

[9]  La respuesta de la Administración de la Iglesia a las llamadas de María

[10]   La llamada de María desde Fátimalas respuestas del mundo a su llamadacomo su llamada está siendo desacreditada  e  incluso falsificada.

[11]   Catástrofes causadas por nuestros semejantes

[12]   Desastres aparentemente sin sentido

[13]   La negación y sus graves consecuencias



Documento dedicado a la Virgen María el 8 de septiembre de 2007, día en que se celebra su nacimiento.

© Copyright 2007 - 2016 por The M+G+R Foundation. Todos los derechos reservados. Sin embargo, este documento puede ser reproducido y distribuido libremente siempre que: (1) Se dé crédito apropiado en cuanto a su fuente; (2) No se realice ningún cambio en el texto sin consentimiento previo por escrito; y (3) No se cobre ningún precio por ello.


The M+G+R Foundation
Sobre Nosotros  y  Preguntas Frecuentes sobre Nosotros


PÁGINA DE INTRODUCCIÓN AL DOMINIO (en Inglés)

PÁGINA PRINCIPAL

PÁGINA PRINCIPAL - Español

PÁGINA PRINCIPAL - Portugues

Sitio de emergencia de la PÁGINA PRINCIPAL


Nuestro Apartado de Búsquedas

Para buscar información en nuestro dominio Pinche Aquí

Índices generales de documentos: - Ordenado por Título - Ordenado por Nombre de Fichero


Future Use

Nota: Si la imagen de arriba no aparece sobre este documento, significa que no está usted viendo el documento original de nuestros servidores. Si tiene alguna duda sobre la autenticidad del documento, le recomendamos que acceda a nuestro servidor otra vez y pinche sobre el botón de "Refrescar" o "Recargar" de su Navegador para ver el documento original.  

Si desea ponerse en contacto con M+G+R Foundation, por favor Pinche Aquí y siga las instrucciones.